Musica Disfuncional !


lunes, 19 de enero de 2009

Una Sociedad Igualitaria y Colectiva

Cuando hablamos de sociedad igualitaria, nos referimos a un grupo de personas, en un determinado territorio, que la comunicación entre las mismas sea equivalente con cualquiera de sus integrantes, como así también, cooperativa, solidaria, divina, con interés y apoyo mutuo en ell@s mism@s.
Cuando hablamos de una sociedad colectiva, queremos decir, un conjunto de individu@s que sean unid@s, trabajando junt@s con un objetivo en común, ayudándose un@s con otr@s.
Ahora, cuando fusionamos estos dos elementos, como “igualdad” y “colectivismo”, estamos expresando una idea de “sin diferencias”, o sea, que no haya nada superior o algo inferior.
Y si a esta fusión, se lo agregamos a la sociedad, tendrían que convivir en comunidad idéntica; sin discrepancias dentro de ella. Siendo solidari@s, podemos ayudarnos tod@s, dando y recibiendo, sin egoísmo. En cooperativa con nosotr@s mism@s, sin rivalidades. Divina, amistosamente tratarnos, sin engaños. Con intereses y apoyo mutuo, trabajando nosotr@s para nosotr@s, y no para un@/@s. Colectiva, tod@s agrupad@s, sin intereses individuales, unid@s para crear y no destruir.
Sería algo utópico pensar que cada uno de los integrantes de una sociedad actúe así y que haya tal sinceridad entre los mismos, ya que es naturaleza del ser humano establecer diferentes formas de ver y vivir. Por eso se han creado grupos sociales, para poder separar culturas, desgarros generales, choques entre los habitantes. Para que se entienda esa “utopía” entre los grupos, tendríamos que analizar individualmente tres puntos de vista; la curiosidad simpática, la decepción y la comprensión. Es decir, que cada uno sepa razonar desiguales en aspectos de convivencia; la decepción de lo distinto a algunos hechos que se les hacen ajenos a su sociedad; y comprensión para deducir el por qué de ese disparejo entre sociedades. De esta forma, podemos saber interpretar y considerar a los seres como tales, sin prejuicios, y siempre apoyándonos de la mejor manera y sinceramente posible.

Para todo esto, necesitamos LIBERTAD pura e innata. Con estos factores, podemos actuar, pensar y sentir de manera opositora a la realidad. Tenemos que vencer a la ignorancia para hacerle llegar este mensaje a la población.
La sociedad actual, está contaminada de errores codiciosos y ambiciosos generado por el poder, que lo único que provoca es corromper este ideal. El Estado es el primer encargado de contrarrestar todo tipo de opinión libertaria que pueda llegar a destrozar al capitalismo, ya que éste, apoya a la jerarquía y a el vivir gracias al esfuerzo de los demás, haciéndole creer a las personas que un@ sol@ puede mantener el “orden”. Teniendo jerarquías, lo que hacemos es separar a grupos sociales en diferentes sectores de una escala de valores humanos. Esto, no es más que desconsideración del potencial de cada persona, siendo que tod@s somos iguales. Con jerarquías no se puede tener libertad, ni autonomía, ni igualdad, etc.
Sabiendo que “hecha la ley, hecha la trampa”.. para que queremos leyes que nos priven de libertad? Una constitución que reserve los derechos humanos, si ni siquiera se lo respeta. Estos mecanismos de “ordenanzas”, los podemos obviar si somos consientes y si realmente queremos igualdad.
Pero, para conseguir que cada un@ piense de la misma forma, tendrían que tod@s tener las mismas enseñanzas. Así, todos y todas podemos tener la misma “estructura” mental. Lo cual, los equipos de personas que se encargan del aprendizaje de los chic@s, no quieren/pueden al ser entes al servicio del Estado, que pretende que día a día seamos más ignorantes y sumisos. Si seguimos permitiendo este tipo de atrocidades, estamos siendo peones del gobierno, como así también estamos creando y aportando para que el Estado cumpla con sus objetivos; destruir, esclavizar, manipular, bastardear y golpear a todos y todas.
Vivimos en una sociedad brutamente discriminadora. Netamente pisoteada por los de más arriba. Gran parte del pueblo está desocupado, y otra parte muere de hambre. La gente tiene orgullo nacionalista y patriótico. Tod@s tienen la costumbre ser cómodos, y obtener la mayor cantidad de cosas posibles al menor esfuerzo. Muchas mentes capitalistas están dispuestas a contrarrestar cualquier tipo de movimiento libertario que pueda llegar a crear una sociedad igualitaria y colectiva, como cooperativa, solidaria, etc. Como también cerebros nacionalistas que permiten y hacen apología a la discriminación racista y xenófoba que hay. Y cuando se juntan esas mentes y cerebros provocan el desempleo, las muertes de hambre, egocentrismo, guerras por intereses económicos sin sentido, más que el de llenarse los bolsillos los que están en el trono y sus lacayos.
Todas las naciones lucran con la exportación de los cultivos, al igual que las empresas que explotan a los trabajadores para los beneficios y lujos propios de los dueños; mientras hay desnutrición, ignorancia, destrozos en los recursos naturales, estas lacras siguen currando y le dan la espalda cuando ven los problemas de la población. Las parasitas banderas nacionales, son las que contribuyen a la división de territorios, culturas, conocimientos, personas con las fronteras y a demás de eso, son con las que se cubren los cuerpos muertos de gente inocente que lucharon por ordenes de un egocéntrico bárbaro terrateniente supuestamente civilizado, por el petróleo, por las razas, por el capital y muchas más de estas estupideces sin razón ni sentido.
Estas degradaciones, ya son comunes y aceptadas por la gente, lo que nos lleva a la involución de la comunidad.
Muchos buscan la paz como medio de protesta, pero esto no les interfiere a los poderes mayores. Nosotr@s “no queremos paz, sino la victoria” del ideal ácrata.

¡¡TODOS IGUALES EN LIBERTAD!! ¡¡TODOS LIBRES EN IGUALDAD!!

J.M.B.

“Aquí, descripción de lo que existe; allá, la búsqueda de lo que debemos promover”. Pierre Joseph Proudhon


(gracias por permitirnos difundir este texto)